sauce:

No te enamores de un músico

ES EL AMOR EL QUE HACE LA REVOLUCIÓN

posted hace 1 año with 0 notas

El neo-torturador 

posted hace 1 año with 0 notas

El sueño es del que lo hace por amor.

El sueño es del que lo hace por amor 
           Esas personas que me infunden admiración y lucidez. Te amo, Salti.

No quiero morir sin ntvg.

mi única fe sos vos

otrantvgera:

Nada mejor que subirle y quedarte sordo con la mejor música. 

Y aprendimos a matarnos disparando al corazón con palabras

que no eran sólo palabras.

Nunca en mi vida lo abracé. Sólo lo he visto en los panfletos y en la batalla de un tropel. Esas personas que me infunden admiración y lucidez, y hacen que quiera a un loco impúber que no he llegado a conocer. Y aunque suene descabellado, extraño a este extraño ser. Pasa a contarme de la hazaña, la de su cara en el cartel, pues le envanece las entrañas no haber consentido al poder. El que conforman los bufones de este sistema criminal, la mafia de los “sin cojones”: la policía nacional. Y sin temor ni balbuceos, yo me dispongo a confrontar. 

El día del crimen Luciano Arruga, 16 años, fue a jugar al Sega con dos amigos hasta el mediodía. Volvió a casa, miró a Mónica con media sonrisa de complicidad y le dijo:

-Má, ¿me das algo de plata que salgo un rato?

A Mónica ya le pasaba lo que a tantas madres, que tienen que levantar la cabeza para mirarle los ojos a esos nenes que de golpe les llevan una cabeza de ventaja. Le regaló una sonrisa, y le dio todo lo que tenía: 25 centavos.

Luciano fue al quiosco a comprar un cigarrillo suelto. La señora del quiosco le preguntó cómo andaba. Él contó su proyecto de retomar los estudios. “Quiero regalarle el título secundario a mi hermana”. Tuvo premio: dos cigarrillos más. El chico se quedó como siempre en la plaza República Argentina con sus amigos, a media cuadra de su casa: largas charlas, algún tiro al arco en la canchita, compartir el tiempo de esa tarde de verano, viernes 30 de enero. Volvió a casa ya de medianoche. Sus hermanos más chicos dormían y Mónica lo escuchó, pasaba a buscar su campera blanca. Luciano caminó cinco cuadras para ir a lo de Vanesa, la hermana a la que quería regalarle el título secundario, estudiante de Sociología y en pareja con un joven abogado. No la encontró. Volvía para su casa cuando sobre la avenida Mosconi, de Lomas del Mirador, lo paró un patrullero policial. Había gente en la avenida, que vio cómo lo palparon. Hubo maltrato, cuentan. Dejaron ir al chico, que siguió por el camino de siempre hacia su casa. Nadie sabe si Luciano se dio cuenta de que el patrullero lo venía siguiendo. Ya era la madrugada del sábado. En Perú y Pringles, la esquina de la placita, dos testigos que no declararon todavía en la causa vieron que un chico de campera blanca era golpeado y metido a la fuerza en un vehículo policial del destacamento de Lomas del Mirador. Una vez en el destacamento, otro testigo lo vio golpeado y ensangrentado.

Ese es el crimen: desde aquel 31 de enero Luciano Nahuel Arruga desapareció.

Considero extraordinario el arrojo del soldado, que ofreció toda su ayuda para liberar a Cuba. 

Y en el refugio de mi paz

(¿dónde, sino?)

posted hace 1 año with 0 notas

DESTILANDO OPTIMISMO

Arraigado en mi seguridad de saber que lo mismo sentís cuando me mirás 

Sé que un gesto cura TODO. Lo que no, lo cura el TIEMPO.
Pero si la magia muere, SOLA SE VA CON EL VIENTOOO OO OOOO OO.